Masticación correcta clave para una boca bonita y sana

By José Ignacio Zalba
In octubre 6, 2015
Comments off
10277 Views
Se denomina masticación a la reducción mecánica del alimento, acción que se lleva a cabo en la boca y esta directamente relacionada con tener una boca sana y bonita.
¿Por qué se da esta relación?
Desde bebé el masticar no solo le sirve para triturar los alimentos y facilitar su ingesta, sino que ese movimiento ejercita  la musculatura y hace que se vayan desarrollando las bases óseas, mandíbula y maxilar, lo que en su conjunto influye en la correcta colocacion de los dientes y la formación de la cara.
Por otro al masticar  favorece el desarrollo de una dentadura funcional y saludable, se fortalecen las encías y se estimula la saliva, mecanismo de protección fundamental para la boca.
Desde la óptica evolutiva, en nuestra especie homo sapiens se han provocado modificaciones que han llevado a un proceso de disminución del área de masticación. En la actualidad se ha producido una aceleración de estos  cambios al pasar en poco tiempo de dietas duras y poco nutritivas que obligan a pasar mucho tiempo  del día masticando y comiendo, a dietas blandas y muy nutritivas es necesario un menor esfuerzo masticatorio, que desenboca en un menor desarrollo óseo y muscular.
Una masticación correcta es unilateral, masticamos de un lado, y alternante, nos cansamos y masticamos con el otro lado, este patrón de masticación horizontal con movimientos laterales alternantes es una medida higiénica que con alimentos duros, secos y fibrosos nos previene de trastornos de la boca.
Algunas alteraciones comunes de la masticación como son la patrones de masticación vertical o postero-anterior,  función unilateral (únicamente comer de un solo lado) ,  la falta de piezas dentarias o cuando los dientes no encajan con sus antagonistas, la utilización de tratamientos dentales mal adaptados, son factor de riesgo de desarrollo maloclusiones y necesidad de ortodoncia, además del desarrollo de caries y enfermedad periodontal (encías).
Con  los alimentos duros predominan los movimientos de lateralidad que favorecen el adecuado desarrollo transversal de su dentadura y logra una buena posición de sus piezas dentarias en su hueso maxilar, mientras que con alimentos blandos predomina un patrón de masticación vertical, apertura y cierre,  que genera cansancio muscular al masticar, hay menor eficacia masticatoria y favorece la maloclusión.
Cuando vemos una boca fea, generalmente es porque la vemos torcida, desgastada o con los dientes movidos, en definitiva se ha perdido la simetría que es un reflejo de la belleza dental. Un análisis funcional de la masticación ayuda a la prevención de estas alteraciones, además de su tratamiento a poder ser precoz, para que el daño a recuperar sea menor.
Al igual que cuando no oimos bien vamos al otorrino, cuando no vemos bien vamos al oftalmólogo, sino masticamos bien es el dentista el que tienen diagnósticar este trastorno funcional, y corregirlo para evitar daño.

Comments are closed.